Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2015

Ayer lunes 9 de mayo de marzo tuvo lugar en la Real Casa de Correos el acto de entrega del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2015 a J.M. Caballero Bonald, por su libro Desaprendizajes. El premio, que está dotado con 12.000 € y una escultura de Alberto Corazón, fue entregado por la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, España Suárez, presidenta de la Fundación Francisco Umbral, y el el ...
NOTICIAS [recientes]
Valladolid reconoce al columnismo más joven ...

» Continuar leyendo
Entrega del Premio de Columnismo Francisco Umbral para ...

» Continuar leyendo
Taller Atrévete a cruzar el Umbr@l. Columnismo 3.0 ...

» Continuar leyendo
EL ARTÍCULO [del día] 11-01-1992, EL MUNDO
Hormaechea
. El señor don Juan Hormaechea, el último memorión que ha dado la cornisa cantábrica, aparte el oso cantabroastur y Menéndez Pelayo, acaba de tener otros dos destellos (este señor siempre tiene gemelos), al decir que lo de Asturias es «más psicológico que real», y que los sindicatos son «arcaicos». Razón que le sobra. La silicosis, o sea, la espalda rota de Gerardín, el despido de los mineros y el despotismo de Felipe González y los empresarios, más la señora Hunosa, que es la gran puta de nuestra economía, todo eso, efectivamente, no son sino fijaciones psíquicas de los trabajadores, que son unos hiperestésicos, los tíos, es lo que son, unos hiperestésicos, porque también hay que ser raro y misógino para meterse todos los días en una celda de carbón, a muchos metros de profundidad, con lo fácil y hermoso que es ganarse la vida a la luz del sol, haciendo negocios como los del señor Hormaechea, sin ir más lejos. Unos raros y unos acomplejados es lo que son los mineros. Si no, a ver por qué han elegido ese oficio a oscuras. El gran conflicto de Hunosa no existe, sino que es el sueño de la sinrazón de los asturianos, una cosa freudiana, seguro, que ya el propio primer ministro definió lo de Hunosa, hace unos meses, como «una batallita». Ni intermediarios PSOE ni sindicalistas ni negociadores: lo que hay que mandar a la mina son psicoanalistas y psiquiatras, a ser posible de derechas, tipo López Ibor, que bajen el sofá de Freud a la mina, vayan tendiendo en él a los huelguistas, uno por uno, y les expliquen: - Lo suyo, hijo mío, es un caso típico, lacaniano, o sea ya estudiado por Lacan, de necesidad de vuelta al útero materno. Usted desea volver todos los días al útero de la tierra madre, que es la mina, cuando lo que necesita es una cura de paro, prolongada, para romper las últimas ataduras edipianas que le ligan a la empresa, otra imago de la madre. El ministro de Sanidad, señor García Valverde, si no le hubiesen montado ese pollo tan tonto de la especulación y la revista de Renfe (la culpa la tiene este periódico), es el que podía resolver lo de Asturias mandando allí una tropa de antipsiquiatras en punta. Los mineros no tienen ningún problema real, sino un complejo lacaniano, ya digo, de introversión que alimenta los fantasmas de su cerebro, como le pasaba a Gironella, y los fantasmas colectivos del colectivo minero son la explotación, el paro, Hunosa, el Gobierno y el pasado traumático (represión franquista del 34). La otra «perla», como dicen los estilistas de la cursilería, que ahora se cotizan mucho en la Prensa, el otro destello de Juan Hormaechea ha sido definir a las centrales sindicales como «arcaicas». Efectivamente, el joseantoniano Hormaechea encuentra mucho más actual, y con razón, el Sindicato Vertical de los falangistas, que por algo duró cuarenta años. Y si no procedamos: la UGT, es una cosa que se remonta a Pablo Iglesias o así, que no era más que un tipógrafo, y en cambio José Antonio era marqués. En cuanto a Comisiones Obreras, fue un invento comunista y perkinsoniano (que no parkinsoniano), de Sartorius y Camacho, y en la cosa anduvo metido hasta Emilio Romero, como interlocutor válido. Pero hoy el comunismo se ha disipado, es una antiquité y Comisiones debiera reconvertirse en El Hogar del Productor, de aquéllos que tenía Solís, donde los mineros se relajen jugando a las damas y se dejen de tanta movida, bailando al son del chistu y la gaita asturiana, por San José Obrero, en el Bernabéu. Tranquilos, pues, que lo de Asturias es psicológico, un humor del alma. A estos chicos se les pasaba todo con un Halcion y una terapia lacaniana, hasta julio. En julio, la paga del 18 y como nuevos.


Powered by Comunicación Singular S.L.