[ACTUALIDAD]
Entrega del Premio Libro 2018. El martes 19 de marzo tuvo lugar en la Real Casa de Correos el acto de entrega del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2018 a Antonio Soler, por su libro Sur. El premio dotado con 12.000 € por el Ayuntamiento de Majadahonda y una escultura de Alberto Corazón, en esta edición ha sido también patrocinado por Caser ...
[RECIENTES]
El 20 de marzo tuvo lugar en la Biblioteca Municipal de Majadahonda un encuentro con el escritor Antonio Soler, ganador ...
La Dimensión de Francisco Umbral como escritor español y como autor europeo, vuelve a ser reconocida fuera de nuestras ...
La Fundación Francisco Umbral dio a conocer el 30 de enero en la sede la Fundación José Ortega y Gasset-Gregorio ...
EL ARTÍCULO [del día] 24-11-2004, EL MUNDO
Elogio de la risa
Desde muy antiguo se ha debatido si la risa es buena o mala, si favorece o perjudica al organismo. Parece ser, últimamente, que la risa activa el sistema inmunológico. Hoy, cuando los científicos hablan de la risa se refieren a algo muy diferente de la carcajada de los romanos o el aullido de los salvajes. Quiere decirse que la risa es una de las expresiones sociales que más se ha refinado en el tiempo y nuevos matices la han enriquecido siempre. La risa de los antiguos era exterior, directa, violenta y con frecuencia cruel. Nada tiene que ver la risa barroca de Nerón con la sonrisa insinuante del hombre civilizado. Y para conocer la risa de los antiguos no hace falta oírles, cosa difícil, sino que basta con leerles. Sólo el que sabe sonreír en la escritura es escritor.Así Cervantes. La ciencia, la antropología, la sociología, estudian hoy la risa como el fenómeno más enigmático de la conducta social. Tenemos a la vista dos modelos de risa o sonrisa: un modelo es el presidente Zapatero y otro modelo Chiquito de la Calzada. Zapatero ha llegado a la estilización de una risa filiforme que prodiga en todas direcciones y concede a todo el mundo, incluso a los que tiene ya previsto un calabozo. Es la risa del político llevada a su caricatura. Hay más exceso caricatural en el sonreír perenne del presidente del Gobierno que en lo que exaltan sus dibujantes y caricaturistas. La risa de Zapatero anticipa un talante abierto, aunque luego no sea para tanto. Pintar la sonrisa es más sutil y escapadizo que pintar la carcajada del payaso. La sonrisa de ZP no nos convence sino que nos deja en la duda, lo cual también es una estrategia política. La carcajada es primitiva y pertenece a lo grotesco. Hay carcajada en Quevedo cuando él se lo propone, pero hay siempre una aureola de sonrisa en Cervantes que es ya pura modernidad. Zapatero sabe que el político ha de sonreír a las multitudes. Los americanos estorban esto ofreciendo además puños cerrados o abiertos, pulgares enhiestos, carcajadas de poliuretano y hasta besos de algodón para los niños. El modelo Kennedy, que es el modelo americano, ofrece a la multitud un optimismo total, una plenitud política, pero sabemos que eso termina con un disparo en Dallas. Felipe González era buen orador, pero sonreía mal. Aznar no ríe ni sonríe, porque su risa espontánea no tiene matices políticos ni quiere decir nada. Aznar se pone muy serio, demasiado serio, para decir que bajan los impuestos, pero no por tanta seriedad es cierto que los impuestos vayan a bajar. La sonrisa de Bush es una media sonrisa cortada de chico malo del colegio. Una de las cosas típico siglo XX que estamos perdiendo es la sonrisa diplomática y con ella toda la diplomacia. Collin Powell todavía sonríe porque conserva a su lado a Ana Palacio, que es políglota y dulcemente aturdida como una espía de la guerra del 14. En cuanto a la salud de los políticos, se ve que a Pepe Blanco le sienta ofidia la sonrisa y a Mariano Rajoy le queda diabólica y con unos ojos encendidos allá arriba.El gesto en que más se conoce a un hombre es su sonrisa. Occidente había llegado muy lejos en eso, pero el terror no sonríe nunca y los árabes no saben sonreír. «El estilo del mundo», titula Verdú. El estilo del mundo era la sonrisa y la hemos sustituido por la carcajada estúpida de la televisión.


Powered by Comunicación Singular S.L.