[ACTUALIDAD]
Fallo Premio Francisco Umbral al libro del año VII Edición. Ayer jueves 10 de mayo tuvo lugar en la Real Casa de Correos el acto de entrega del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2017 a Santos Juliá, por su libro Transición. El premio que está dotado con 12.000 € y una escultura de Alberto Corazón, presente en el acto, fue entregado por la presidenta del Congreso, Ana ...
[RECIENTES]
Entrega del Premio de Columnismo Francisco Umbral para Jóvenes escritores. Valladolid 2018 El jueves 14 de junio tuvo ...
El jueves 14 de junio, la editorial Renacimiento y la Fundación Francisco Umbral presentaron el libro Treinta cuentos y ...
Durante la Feria del Libro de Valladolid la Fundación Francisco Umbral organizó un coloquio el día 6 de junio con la ...
EL ARTÍCULO [del día] 29-03-2003, EL MUNDO
La guerra ilegal
Desde que existe la televisión podemos observar que la prensa escrita, la verdadera prensa, ha subido comparativamente de nivel y uno no sabe si es que está mejor hecha o nos lo parece así por los bajos estilos de la tele y la radio, por no hablar ya de Internet. Con motivo de esta guerra improvisada que estamos viviendo todos, de lejos o de cerca, se herborizan términos como «guerra ilegal», muy usado por políticos y locutores, cuando ocurre que todas las guerras son ilegales, desde las Médicas y Púnicas. Hace poco anotábamos cómo una locutora ensalzaba ingenuamente el «ambiente festivo» de una manifestación antibélica. Pero una manifestación contra la guerra puede ser cualquier cosa menos festiva. Con esta mala ignorancia (hay ignorancias angelicales, como las infantiles), se manifiesta la impropiedad de todo el montaje, porque esto es un montaje como el del otro lado: el Papa contra Bush y los catolicones del PP contra Aznar, que consume muchas hostias. Y es que la realidad sociológica de la guerra, de cualquier guerra, está en que degrada la moral pública y hasta la conducta privada. Una guerra como ésta mata a los niños y envilece a los adultos. Así, en el Congreso se ha descendido a niveles pedestres en la protesta de unos y otros, y digo pedestres por piedad, pues lo cierto es que patalean con las manos, que disienten a cuatro patas. Sólo Aznar extrema su educación, pero como no creemos demasiado en lo que dice, tampoco eso vale de mucho. En cuanto a Rodríguez Zapatero, voy a reiterar que hace una política adolescente y que lucha por el empleo, pues si pierde las próximas y múltiples elecciones, tendrá que volverse a León a vivir del pulpo a la gallega, que es lo que yo comía cuando estaba allí, y qué bueno sabía, oyes. Zapatero está haciendo una política previa de pactos con quien sea y vende oposición como antes se vendían perros de mordisco a la Puerta del Sol. En Irak caen niños de sangre y en las Cortes Españolas caen socialistas o católicos prostituidos políticamente durante el almuerzo de mediodía, probablemente en mi cercano y querido Palace. Hay querellas intestinas en todos los partidos, y unos se van del poder porque no aguantan la guerra y otros se van de la guerra porque no aguantan el poder. Tenemos, pues, un deterioro general de la vida política y de la vida misma que va de la mala ortografía a las malas costumbres. En la calle también se ha deteriorado mucho la vida. La calle ya no es lo que era. Hemos importado del País Vasco la kale borroka para, debidamente encapuchados, agredir zapaterías, sedes políticas, ancianas particulares, periódicos y otras industrias. No se ha hecho una campaña cívica contra la guerra sino que se ha importado la guerra iraquí y ya nadie sabe si lucha contra nadie. La derecha de Aznar se ha envilecido y la izquierda de Zapatero se ha maleado. Han recibido el mensaje de los jefes respectivos: ganar la guerra en Bagdad es ganar las municipales en Madrid, aunque Trinidad Jiménez reivindique la bonhomía de don Manuel Azaña, que nunca habría salido del escaño con los papeles equivocados, como ahora. Hasta los guardias se han degradado un poco y pegan a las chicas en el culo con la porra de goma. Mañana tendremos más barato el petróleo, pero lo estamos pagando con sangre.


Powered by Comunicación Singular S.L.