[ACTUALIDAD]
Fallo Premio Francisco Umbral al libro del año VII Edición. Ayer jueves 10 de mayo tuvo lugar en la Real Casa de Correos el acto de entrega del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2017 a Santos Juliá, por su libro Transición. El premio que está dotado con 12.000 € y una escultura de Alberto Corazón, presente en el acto, fue entregado por la presidenta del Congreso, Ana ...
[RECIENTES]
Entrega del Premio de Columnismo Francisco Umbral para Jóvenes escritores. Valladolid 2018 El jueves 14 de junio tuvo ...
El jueves 14 de junio, la editorial Renacimiento y la Fundación Francisco Umbral presentaron el libro Treinta cuentos y ...
Durante la Feria del Libro de Valladolid la Fundación Francisco Umbral organizó un coloquio el día 6 de junio con la ...
EL ARTÍCULO [del día] 23-12-2002, EL MUNDO
Hierro, situado
Después de la Guerra Civil y como consecuencia de ella el género literario que más prolifera es la poesía. Los poetas, irónicamente, eran casi todos comunistas, pero su herramienta de trabajo, la sutileza de su palabra les permitía deslizar a través de sus versos malévolas insinuaciones, o sea decirlo todo como si no estuvieran diciendo nada sino cantando a la civil acacia y al callejero gorrión. José Hierro, pese a haber tenido una adolescencia cruel y una experiencia negativa, no es ni pretende ser el capitán de la poesía social, cuyos hallazgos poéticos, aparte los políticos, se encontraban más bien en Blas de Otero. José Hierro se integra en el grupo Proel de Santander, grupo de donde saldrían Julio Maruri, José Luis Hidalgo, Carlos Salomón, etc. Entre la variedad y abundancia de la poesía española de postguerra -social, floral, imperial-, José Hierro se reserva un intimismo amoroso y sentimental que pronto asciende a modesto y novísimo panteísmo. El panteísmo de un hombre que ha vivido muy anticipadamente la experiencia de la muerte y quiere hacer suya la vida mediante una herramienta fina y fuerte que es la del poeta, o sea la palabra. En las numerosas revistas de poesía que con carácter provincial o nacional aleteaban por toda España, el nombre de Hierro empezaba a imponerse con asiduidad y sencillez.Hierro nunca quiso ser un niño terrible a costa de Dios, de la Patria ni de nada. Su libro más político, Quinta del 42, es un libro de cárceles, grifos al alba y prisioneros muertos. Toda la secuela de una guerra que no había manera de esconder en los armarios. Hierro hizo la mejor poesía social de la época, sin las veleidades religiosas de Otero y sin ninguna otra veleidad. En su violencia hay mucho equilibrio. Hacia los años 60 José Hierro escribe uno de sus libros definitivos, el Libro de las alucinaciones, donde lo que él llama alucinación predomina sobre lo que llama reportaje. En otras palabras, el lirismo se impone al testimonio. Hierro deja ahí su verdadero mensaje lírico y se pasa unos veinte años sin escribir ni publicar.Reapareció ahora, cuando parecía clausurado, con un libro mayor, Cuaderno de Nueva York, y varios libros menores. Nunca nos explicó su ausencia de veinte años, pues en el interior de su locuacidad abierta, expansiva y derramante había un interior hermético y personal que nunca nos reveló nada hasta la muerte. Le he mirado en su capilla ardiente del tanatorio y tiene cara de que no va a decir ni una palabra más. Después de los sociales vinieron los novísimos y los postnovísimos, Gimferrer, etc., y parecía que sucesivas capas de olvido iban distanciando a José Hierro. Hasta que Nueva York, la ciudad mágica de Occidente, le despertó todos los sentidos, le devolvió la conciencia musical de su obra, y entonces se entrega a escribir un libro que deja muy atrás a Otero, Claudio Rodríguez, etc., porque es la epopeya lírica de un español sencillo arrebatado por el viento vertical de una ciudad con rascacielos como pentagramas.Hierro tenía que hacer su gran libro, el que cerrase su segunda etapa, como antes el de las alucinaciones, y lo hizo en Nueva York por magia de la ciudad y su alma dormida de gran poeta que de pronto despertó a la llamada actualísima de la vida.


Powered by Comunicación Singular S.L.